[:es]A propósito del Tren Maya – Relatoría 26.11.18[:]

[:es]Iniciamos nuestro conversatorio de la semana pasada hablando sobre el proyecto del tren maya. Se mencionan en las estadísticas que alrededor del 89% dijo que sí lo que nos llevó a compartir historias de compañeros acerca de que en sus pueblos y en pueblos de compañerxs donde o no hubo consulta, la información al respecto era escasa o los lugares para ir a votar estaban lejos de ser accesibles.

Nos preguntamos, ¿cuál es la crítica hacia el tren? En primera instancia, para un compañero, un tren es mejor que una carretera. Mencionamos que además de las afectaciones hidrológicas a los sistemas de cenotes y la destrucción de lugares sagrados, el propósito es que el tren promueva el turismo para la zona de la península. ¿Cuales son las implicaciones del turismo para la gente local? ¿Creemos que la mejor oportunidad de vida que tienen las personas de la región es convertirse en esclavos del comercio hacia los turistas? Las afectaciones que vienen con el turismo es que implica construir toda la cadena de actividades para sostenerlo.

Recordamos, además, que la situación en Yucatán con respecto al agua es problemática, que los residuos van hacia el mar o a los cenotes, que el glifosato ya ha contaminado los campos y a los cuerpos de las compañeras. La situación con el tren maya viene a agravar todas estas problemáticas, el agua ya se ha visto que no es para la gente local sino para el desperdicio y abuso de los turistas.

Algunxs compañerxs en Guadalajara leíamos o escuchábamos a amigos y conocidos que se preguntaban muy honestamente cómo es que alguien podría decir que no al tren maya. Nosotrxs vemos otro panorama, ellxs quizás no dimensionan qué tan vivas se encuentran las culturas originarias allá y creen que la mejor oportunidad de vida para esas personas es ser empleados en el turismo.

Nos preguntamos si el tren es sólo para turistas o también para carga. Es un tren rápido público, las personas de las comunidades supuestamente podrían usarlo si es que pueden acercarse a las paradas que tenga el sistema de tren y pueden pagarlo. La ruta es por toda la península de Yucatán hasta Palenque. Primero se dijo que el 16 diciembre empezarían los trabajo, posteriormente el secretario de comunicación dijo que ese día empezarían las consultas. Ese mismo día también se harán las convocatorias para la construcción del tren.

Los compromisos internacionales de México hacia pueblos indios son de consulta libre previa e informada, lo que implica darles a los pueblos indios información detallada de todas las implicaciones, después de eso se puede saber qué piensa la gente.

¿Cómo es que funcionan realmente estas consultas? Quizá una buena consulta no sería si quieren el tren o no. Se van a gastar millones en el proyecto del tren ¿qué se podría hacer con este dinero con la gente de Yucatán? Eso no está pensado para servir a la gente de allí. Una buena consulta más bien podría ofrecer las posibilidades de acción. En la consulta de Texcoco o Santa Lucía, no se podía elegir la opción que nos interesa, que es ninguna de las dos ya que hay una serie de propuestas alternativas a la construcción del aeropuerto. Había grupos de personas con iniciativas para solucionar el tráfico aéreo en la ciudad de México pero no hubo un espacio de diálogo con ellxs.

¿Qué es lo que ha traído este supuesto desarrollo para los pueblos? Recordamos que el mercado de Zoogocho era un mercado tradicional, del trueque y con la entrada de la carretera, ahora llegan en la madrugada las camionetas con productos de fuera, se venden ahí y a las 9 de la mañana ya no hay mercado. ¿Dónde están ahora todos los intercambios que se llevaban a cabo en los mercados?

Si se logra reconocer a los pueblos indígenas como sujetos de derecho para poder darles recursos, ¿cómo es que funcionaría eso? ¿cuál es el pueblo zapoteco o el pueblo maya? ¿quién va a decidir entonces a quién se le va a dar? ¿cuál es la intención de todo esto y cómo nos involucra? ¿de dónde salen esos supuestos líderes? Mencionamos el ejemplo de los compañeros mayas de una presidenta maya que ellas no conocían hasta que termina su cargo.

Pensamos que detrás de la fachada progresista y de izquierda que se antepone a un gobierno de derecha quizás lo que estamos presenciando es el inicio de un gobierno fascista. Para un compañero, el término fascista no es adecuado porque esto es algo que termina con la democracia representativa y que elimina a los sindicatos como primera instancia, algo que AMLO no está haciendo actualmente.

Quizás la gente se asusta cuando se usa la palabra fascista para caracterizar algo que pasa ahora porque piensan en la fase final del fascismo pero, ¿cómo empieza? No empieza haciendo genocidios. Podríamos llamarlo neo-fascista pero, ¿a qué nos referimos cuando pensamos en fascismo? Un indicio quizás puede ser que se vincula la reivindicación social con una emoción patriótica. Se dice que tenemos que estar juntos para enfrentar los problemas de la patria, para sobrevivir, en el camino habrá algunos que no lo logren pero es el precio de caminar. Esto es algo que podemos ver en los regímenes llamados fascistas. Pareciera que AMLO está cuidando cuidadosamente la cuestión patriótica, la lucha es por México.

Si pensamos que con las ayudas que prometió iba a estar dando, el doble de la pensión para los ancianos y becas para estudiantes, esto puede cambiar la situación económica de una familia y eso es cumplirle a la gente. ¿Que hacemos entonces? ¿Con quiénes podemos construir?

Finalmente, abrimos una discusión sobre las redes sociales y el papel que tienen en todo este contexto. Pareciera que las luchas dentro de ellas tienden a antagonizar las situaciones, a enfrentarnos con rivales más o menos informados que nosotrxs. Recordamos las formas de dialogar en las comunidades donde la toma de decisiones no es sólo decir sí o no, es el diálogo constante hasta poder aclarar las situaciones y escuchando la voz de todxs. Esto es lo contrario, nos impide hacer cosas juntxs y nos separa, creemos que quizá un camino es seguir abriendo, activando y multiplicando espacios donde podamos hacer cosas juntxs y acercarnos entre nosotrxs. ¿Cómo estamos caminando hacia allá?[:]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *