Las mujeres nos encontramos y construimos desde la diversidad

Conversatorio Caminos de la Autonomía Bajo la Tormenta: 10 de marzo de 2021
Ilustración: Janet Ramírez

En Oaxaca se hicieron varias actividades, pero hay grupos de mujeres que nos hemos estado organizando desde hace un año, para fortalecernos hacia adentro y desde la diversidad. Estamos pensando la diferencia y a pesar de esas diferencias se construye desde donde cada una pueda, generando puntos de encuentro, acuerdos y construcción colectiva.

En la marcha hubo de todo, las críticas que siempre ha habido de que se rompe todo y se pinta abrieron discusiones porque algunas dicen “yo no participo en destruir”, pero apoyan y cuidan a quienes sí lo hacen porque quizá es esa la forma en que ellas expresan su rabia. Además de la controversia es evidente el miedo, la forma de reaccionar con miedo de Amlo es una muestra de que lo estamos haciendo bien, les estamos pegando desde las raíces más fuertes no solo del patriarcado, sino del capitalismo.

Ha sido evidente cómo cada año se están convocando cada vez más mujeres, más allá de las diferencias este día nos convoca a reconocernos en las similitudes, en cómo este sistema nos violenta a todas sin importar nuestro color de piel, clase social, edad. Se viven muchas emociones encontradas, ver a tantas mujeres acompañándonos, cuidándonos, haciendo visible entre las consignas lo que a la vez es doloroso, que somos violentadas en varias áreas de nuestra vida. Las más pequeñas ya se identifican como parte de este movimiento, las generaciones nuevas vienen con todo porque están hartas de lo que les está tocando en carne viva, nos toca apoyar a esas nuevas generaciones. Es necesario nombrar las violencias que hemos vivido y verlas como algo que no debería de suceder, como algo que no podemos permitir más.

En CDMX, se reunieron al tercer encuentro nacional de mujeres del CNI, para encontrarse y continuar con la encomienda de las compañeras Zapatistas de que nuestra luz continúe encendida, de que sigamos vivas, de no claudicar, no rendirnos, fue un encuentro que nos permitió confirmarnos que nuestra lucha es antipatriarcal, pero que en este nombrarnos antipatriarcales también tenemos que hacer un ejercicio profundo de reconocimiento, no sólo de las violencias que hemos vivido, sino también de las violencias que ejercemos.

Ir mirando ese tipo de violencias que compartimos también es un ejercicio bien importante. A veces pareciera que lo que tenemos que cambiar no es a las personas sino a las relaciones que tenemos entre nosotras mismas, porque es importante de reconocer que a veces también somos violentadas por otras compañeras, ¿cómo interpelar a las compañeras “feministas” que ejercen sometimiento sobre las trabajadoras domésticas?

Todos están viendo el vandalismo, las criticas vienen desde el prejuicio, desde mirar esa superficie. Pero es necesario, no lo podemos reprimir, porque indiscutiblemente los derechos no se han ganado por la buena, pidiéndole al estado que nos los de, no podemos reprimir esta digna rabia. Pero también, no podemos encausarnos en un mismo camino porque el patriarcado es amplio, se ha extendido por diferentes causes y resistimos también desde otros lugares, desde la creatividad, el amor propio y la ternura, que no desmoraliza.

No salimos para estar pidiendo cosas, sino porque queremos hacernos visibles, porque es el momento de no estar calladas, no es un mitin, no es salir a llenar el zócalo, no es esta lógica partidista de ellos, sino que salimos incluso para estar juntas y para incomodar. Es una cosa muy fuerte hacernos consientes de esas violencias, para eso es importante reunirnos con otras mujeres, para acompañarnos en el recorrido y sanarnos, más que para juzgarnos.

Estamos frente a un sistema dominante y quizás tenemos que reflexionar sobre la naturaleza de ese sistema, ¿es un patriarcado capitalista? ¿quiere decir que el capitalismo es adjetivo del régimen patriarcal? O es al revés, ¿tenemos un problema capitalista y es un capitalismo patriarcal o es un estado patriarcal?, ¿cuál es el adjetivo y cuál es el sustantivo?, muchos de nosotrxs creemos que lo sustantivo es lo patriarcal, que en lo que estamos es en la última fase del patriarcado, que el capitalismo es una forma de patriarcado y muchos consideran que es la peor forma de patriarcado y que este estado también sería el peor, un estado que parece democrático podría ser la forma peor de organización de la sociedad patriarcal, se ha dicho aquí que no es asunto sólo de mujeres, hemos conversado aquí que parece que es un asunto de jerarquía, que la esencia del patriarcado es el esquema de jerarquía, que alguien puede ejercer dominio sobre otrx…

¿Por qué cosas se lucha?, parece que es una lucha por derechos, pero no hay posibilidad de concebir derechos sin referirlos al estado, no hay derechos en la estructura estatal y jerárquica que es el que reconoce y respeta los derechos, ¿quizás estamos luchando por libertades no por derechos. La acción ritual es una acción sumamente importante porque es el ritual el que genera las creencias, no la creencia genera el ritual. Lo que se ha estado haciendo desde el 8 de marzo del año pasado es generar un ritual que desbarata una creencia, la creencia en lo patriarcal, por eso la importancia de estas manifestaciones, porque disuelve una creencia muy profunda.

Esta práctica ritual y práctica cotidiana que es lo más importante ¿puede o debe ir acompañada de violencia? ¿cómo es la naturaleza de esta violencia que está asociada con el sistema patriarcal? ¿debemos usar esa violencia?, esta violencia es la expresión de una rabia acumulada por muchísimos años y se entiende, la pregunta es ¿qué hacemos con la rabia? Estamos conscientes de que ahí está, qué bueno que la reconocemos, pero todavía tenemos que preguntarnos qué hacemos con ella, que puede ser inmensamente destructiva empezando por uno mismo, frecuentemente la rabia lo destruye a uno, finalmente cuando no se puede expresar hacia afuera la expreso hacia adentro y me jodo, me aniquilo, la rabia tiene una capacidad inmensamente destructiva.

¿Quizás toda posibilidad de cambio está en nosotrxs?, todo el rollo son relaciones, el poder no es una cosa que unos tienen y otros no, es una relación y si es una relación yo puedo romperla, el reto principal es ¿cómo cambiamos nuestras relaciones nosotros?, no esperar nada de allá, del estado, sino cambiando todas nuestras relaciones continuamente en la vida cotidiana, eso es cambiar el mundo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *