Queridas y queridos

Iniciamos nuestro conversatorio con dos provocaciones: La columna de Víctor Toledo contraponiendo la postura del EZLN y la situación que vive Venezuela. Sin embargo, ahondamos en la primera:

Un par de argumentos que Víctor lanza son: El desarrollo va a sacar a los pueblos de la miseria y que existe otro zapatismo. Desglosa una serie de organizaciones ubicadas en 5 estados, señalando que es ahí donde está una posibilidad de vida diferente, más allá del zapatismo. Sin embargo, al mirar la lista de organizaciones que nombra, podemos darnos cuenta que más que ser ‘Otro zapatismo’ en realidad es más de lo mismo, es decir, más y más reproducción de formas capitalistas. Éstas organizaciones no tienen muchos de los principios que las y los zapatistas tienen. Preocupa un poco no saber qué es ese otro zapatismo, o a qué se refiere cuando lo menciona así.

Pensamos que a veces hay direcciones que los mismos pueblos y organizaciones toman que llevan a enchufarse al mercado y a perder la dignidad. Lo único que se evidencia es el desconocimiento por todos los entramados, colectivos que están retomando principios zapatistas y están rompiendo con el sistema Patriarcal-capitalista. Pero ¿Cuándo se está desafiando al sistema?

El problema principal es el patriarcado, tenemos que luchar contra la jerarquía y debemos ocuparnos del cuidado de la vida. Cuando se habla de crianza mutua, se habla del camino hacia la destrucción de la jerarquía, interna y externa. Hablamos de ‘Crianza mutua’ también como un esfuerzo dentro de Unitierra por mapear a aquellos grupos que están siendo parte de este otro mundo posible y mutuamente criarnos, siguiendo tres principios: que se rompa con la jerarquía, caminen hacia la autonomía y el principio de auto suficiencia. Compartimos que debemos ver si realmente estamos queriendo romper ese sistema o seguimos incrustados en estos engranes que representan el consumo, la jerarquía, sobre todo en nuestras relaciones de amistad, de pareja y compañerismo. También compartimos que es un error no mirar de forma profunda lo que está pasando con el EZLN, ya que una de sus luchas es visibilizar lo que ante nosotros y nosotras se ha vuelto invisible. ¿Cómo recuperamos la palabra y el acercamiento?

Todo esto nos lleva a la pregunta ¿Cómo no nos convertimos en enemigos? De repente parece que hay una imposibilidad de diálogo entre ambas partes. Seguir pensando en la cuestión de bando es reforzar un discurso de arriba.

Cerramos un poco diciendo que quizá debemos retomar la cuestión de los límites y en cómo nos arraigamos en esfuerzos pequeños, lo que buscamos es cómo nos conmovemos desde lo local, donde podamos escucharnos juntas y juntos y desde ahí, desde lo pequeño ir desmantelando.

Otro gran problema, no muy lejano a lo anterior es la empresa del turismo, debemos pensar qué vamos a hacer ante este monstruo.

Por otro lado, hablamos sobre las masas y el rechazo a la idea de pensar a las demás personas como masa. Todas las masas están compuestas por individuos homogeneizados y creemos que eso no puede generar ningún cambio. Creemos en un nosotros. Machado dice: El concepto de masa aplicado al hombre, de origen eclesiástico y burgués, lleva implícita la más anticristiana degradación de nuestro prójimo que cabe imaginar. También en cómo vamos a disolver la categoría de trabajador ya que es creada por el capitalismo y cómo ser seres gozosos que disfrutan lo que hacen.

Por último, en América latina está esta injerencia de Estados Unidos y hoy se manifiesta en la intervención que hubo en Venezuela. Es un problema que nos concierne a todos y todas, sobre todo porque al menos 216 veces Estados Unidos ha intervenido en México.

Nos preguntamos ¿Cómo ven las personas indígenas de Venezuela esta situación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *