El 8M resuena: “¡Procuremos la vida! ¡Recuperemos el cariño y la ternura!”

Universidad de la Tierra – Oaxaca Conversatorio Caminos de la Autonomía Bajo la Tormenta Relatoría del 3 de marzo de 2021

En esta conversa abordamos la lucha contra el patriarcado y sus violencias, y la idea de la construcción de nuestro estado de excepción y el camino hacia nuevas narrativas y prácticas.

¿Cómo podemos construir nuevas narrativas desde nosotrxs? Primero que nada, podemos escuchar aquello que yace en nuestro territorio, aquello que el colonia- lismo y el gobierno ha querido silenciar y desaparecer.

Hay narrativas que nos muestran otros mundos. En diversos pueblos, así como en los márgenes urbanos, se han preservado y avanzado estas narrativas. Por ejemplo, en Tepito, han tenido una larga tradición de recuperación de lo des- echado por el sistema. A los electrodomésticos desechados sin aparente forma de reparación (como planchas), se les aplican adaptaciones ingeniosas para vol- ver a cumplir su función. A veces, estos nuevos arreglos, llegan a durar más que los productos originales. La gente incluso llega a preferir los arreglos tepiteños que los originales. También, con alimentos que sobran de los restaurantes se ha- cen guisos o sopas donde mezclan todos estos ingredientes y dan de comer a la comunidad. Los habitantes de Tepito, nos están enseñando alternativas.

El gobierno mexicano constantemente está infringiendo el estado de derecho, lle- vando a un estado de excepción. Por ejemplo, a través de proyectos mineros, presas y otros proyectos se está constantemente rompiendo la ley. Este gobierno viola el estado de derecho sistemáticamente a favor de intereses privados que ponen en riesgo la vida de las comunidades, y ello ha llevado a la muerte de muchos activis- tas a favor de la vida (en este sentido vale la pena revisar el Observatorio Socioam- biental que ha documentado a detalle los conflictos ambientales en México).

Es por ello que nosotros, desde abajo, debemos construir nuestro propio estado de excepción. Los compas de 4 Venados también tienen claro su estado de ex- cepción, pues deciden defender su tierra y su vida frente las imposiciones injustas del estado. Para poder hacer nuestro estado de excepción debemos primero clarificar: ¿cuáles son nuestras luchas? ¿Cuáles serían estas luchas en la prác- tica? ¿Cuáles normas podemos adaptan en UNITIERRA para acabar nuestra condición patriarcal?

En el marco del 8M es necesario reflexionar sobre la violencia contra las mujeres y el patriarcado. Las compas han preferido actuar con y desde la ternura. Incluso desde ternura puede surgir un modo de defenderse, de hacerse escuchar frente a los oídos sordos del patriarcado. Dicen las mujeres del CNI: “todo nuestro trabajo debe estar al servicio de la Tierra”. Las compañeras buscan las formas de protegerse y resistir, y a su vez proteger a la Madre Tierra. Las distintas manifestaciones y eventos (como los del 8M) son muy importantes desde una perspectiva de aprendizaje en la diversidad: “entrar en contacto con las diversas manifestaciones de lxs feminismxs sirve mucho, se siente algo que se mueve”.

Distintas compañeras han optado por tener grupos de confianza, de reflexión y so- porte. Para algunas representa el espacio más seguro y reparador que tienen en sus vidas. En algunos barrios se vuelven mecanismos de defensa en contra de las pa- rejas violentas frente a un gobierno que las amedrenta y criminaliza si denuncian.

Las compañeras se han organizado y han demandado incesantemente y de dis- tintas maneras el fin de las violencias contra ellas. ¿Pero qué hay de los hom- bres? ¿Por qué son tan dependientes y egoístas? ¿Por qué tantas mujeres violadas y acosadas entre nuestras conocidas y tan pocos (o ningún) hombres violadores o acosadores entre nuestros conocidos? ¿Por qué no están haciéndose cargo de sus violencias? Los hombres deben hablar de sus propias violencias con otros hombres y reconocer de donde y porqué surge. También deben identificar las violencias que han sufrido, ya que la violencia que sufren entre hombres luego la ejercen contra otras y a lxs más pequeñxs. En Oaxaca y la mixteca se perpetra violencia física y sexual exacerbada contra lxs niñxs, como una forma de prepa- rar a lxs niños para el mundo. El estado, las instituciones y la herencia colonial también han influido en esta cultura patriarcal que forma hombres violentos, insensibles y egoístas ¿Cómo pueden tratarse estos problemas?

El trabajo entre hombres es muy importante. Distintas experiencias de grupos de hombres o masculinidades muestran cuán difícil es este proceso. Les cuesta mucho trabajo reconocer su situación y sus violencias ¿Qué pueden hacer los hombres con tanta violencia acumulada? Es un imperativo que se encuentren estos nuevos mecanismos para que los hombres puedan trabajarse, de otro modo no será posible acabar con la violencia patriarcal.

Los zapatistas nos dicen, organícense como puedan, a su manera. En este senti- do la gira zapatista en europa tiene por objetivo escuchar lo que otrxs están ha- ciendo, recordándonos que nos hace falta escucharnos. ¿Cómo rehumanizamos las relaciones? ¿Cómo nos entretejemos con otrxs que no son como nosotrxs? ¿Cómo se hace un buen entramado? Con cariño.

El 8M resuena: “¡Procuremos la vida! ¡Recuperemos el cariño y la ternura!”

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *