¿Qué significa pasar a la ofensiva? – Relatoría 15.Enero.2020

Comenzamos retomando y recordando algunas palabras que las compañeras nos compartieron del segundo encuentro de mujeres que luchan, aún resuena el eco profundo de las experiencias vividas en territorio zapatista.

Las compañeras zapatistas nos dijeron: Defiéndanse y defiendan a la compañera de a lado.

Comenzó la palabra a caminar y nos preguntamos, ¿cómo hacerle si en las ciudades tenemos siempre las violencias de policias y de autoridades sobre nosotras? a eso hay que sumar que vemos mucha inacción de las demás personas alrededor. ¿Qué nos mantiene inmóviles y qué nos inmoviliza? Es acaso que preferimos seguir en nuestras zonas de confort. ¿Cual sería nuestro papel si a alguien cercano le llegara a pasar algo? ¿Daríamos la vida por cuidar la vida? Nos arriesgaríamos, o seguiremos indiferentes, como odiando la vida, como teniendo horror a la muerte, como deseando la juventud para siempre. Pensamos que hay que romper la individualidad en la que vivimos, y ver también por los otros, por el otro, y no dejar que la muerte lo abarque todo, cada rincón, cada vida.

Nos preguntamos sobre que pulsión nos motiva, la vida o la muerte.

La palabra vida es una palabra que hay que llenar de significado, con nuestras propias acciones, en nuestra cotidianidad, con la puesta en marcha de un modo muy otro de vivir la vida. Comentamos sobre la idea de pasar a la ofensiva, una ofensiva por defender la vida, que esta idea también significa el organizarce, organizarnos entre todxs, hacer esa ofensiva con nosotrxs, nosotrxs en plural, cuidando y procurando la vida, cuidando de la vida en colectivo, de la casa común, cuidando la casa de todas y de todos, ocuparnos del otro, de los mas pequeños, de las niñas y de los niños, de los que acaban de nacer, pensamos en que hay que dejar a un lado la vida individual, y darle paso a la vida en colectivo, practicando la idea de la ternura radical, del cuidado salvaje entre todas, entre todos, practicando el autocuidado, la autodefensa. También se sugirió leer el ejemplo de la apuesta de las compañeras zapatistas plasmada en la ley revolucionaria de mujeres.

Pensamos en otra idea de ofensiva, cuando nuestro cuerpo como un ser vivo, ataca una enfermedad, y nuestros anticuerpos atacan a las bacterias y virus, también pasamos a la ofensiva cuando tomamos tés medicinales y nos cuidamos con cariño, cuando compartimos el cuidado y los remedios. Esa es una muy otra forma de pasar a la ofensiva por la vida, cuidarnos entre todas y todos. Nos volvimos a preguntar si estamos dispuestas, dispuestos a dar la vida, a defender lo nuestro, a defendernos. Nos volvimos a preguntar si preferíamos morir, o seguir viendo con horror y miedo como el mundo explota. Una respuesta es que no, que no tenemos miedo a morir, por que tenemos memoria, tenemos la memoria de quienes con su ejemplo han procurado la vida, la memoria de quienes con sus pasos lucharon por la vida. También sobre eso del miedo, nos preguntamos, ¿Cómo actuamos mas allá? Por que en ese constante miedo a morir, le perdimos el sentido a la vida, perdimos el arte del vivir, del vivir bien, de vivir dignxs, de gozar la vida sin miedo, y hasta perdimos el arte de morir.

Hablamos sobre que hay que luchar contra la forma machista de hacer y vivir la vida, contra ese mal que llevamos dentro, internado en nuestrxs cuerpxs. Que debemos luchar contra el machismo que es también el capitalismo y esa idea del poder vertical, desde arriba hacia abajo, hasta nuestrxs cuerpxs. Vemos pues que el patriarcado, el dinero y el poder caminan juntos. A esto nos surge la pregunta de ¿como en la vida cotidiana vamos suprimiendo las jerarquías? que es una palabra que viene de Arqué, que significa principio, que con el tiempo se transformó en poder, en patriarca, en patriarcado, en el dominio del padre. Pensamos que habría que volver a otro principio, al matriarcado, para poner a la vida en el centro, habrá que cambiarlo todo, modificarlo todo, absolutamente todo, nuestras formas de relacionarnos, nuestras formas en las que vivimos. Y nos preguntamos, como sería una escuela, una familia, la vida misma sin jerarquías. Platicamos que tampoco se trata de darle el poder a una mujer, por que ya vimos que las mujeres se pueden corromper.

Hoy vemos como el acuerdo bajo el cual existe lo que llamamos el Estado, y los estados nación, se ha roto, ya no existe mas el llamado estado protector o benefactor, este acuerdo se rompió y se plasma en los múltiples ataques a la vida, a las comunidades, a todas y todes. Hoy, cualquier parte del estado, ya sea la policía o un funcionario, nos ataca constantemente, de una u de otra forma ejerce una violencia sistemática sobre nosotrxs. Vemos también como a esta sociedad, que es machista y patriarcal, se le ha quitado su creatividad, vemos que la violencia es una forma de la falta de creatividad, hasta vemos como la violencia es una forma creativa de ejercer el poder.

En ese pensar vemos que el capitalismo y el patriarcado van a terminar por acabarse a la naturaleza toda. Y de paso a nosotrxs también. Si no hacemos algo, si no nos organizamos, si no defendemos la vida, si no procuramos la vida, si no estamos dispuestos a morir por vivir.

Fotografía: Wendy López

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close