SEMINARIO VIRTUAL

OTROS HORIZONTES POLÍTICOS: MÁS ALLÁ DEL ESTADO-NACIÓN, EL CAPITALISMO Y LA DEMOCRACIA FORMAL

“Fue el Estado”, se escribió en la explanada del zócalo de la ciudad de México. Se recogía así la percepción general a raíz de Ayotzinapa: se había producido evidencia pública de que las autoridades no sólo eran cómplices sino protagonistas en el crimen, que la vieja sospecha se confirmaba: no es posible trazar una línea que distinga con claridad el mundo del crimen del mundo de las instituciones. Al mismo tiempo, con ese gesto afortunado, el movimiento estudiantil reafirmó un prejuicio general sobre un fantasma lingüístico, un ente imaginario, que sirve para manipular y controlar a la gente: el “Estado”. Este ente imaginario, empero, ha definido por más de un siglo el horizonte político de la llamada izquierda –se trata de conquistarlo- y es aún ídolo general y aceptado. ¿Qué significa cuestionarlo? ¿Cuáles son sus implicaciones? ¿Cómo derrumbar el mito de su existencia?

Desde hace más de 20 años Immanuel Wallerstein advierte que el capitalismo ha entrado en su fase terminal…que podría durar muchas décadas. George Soros, el especulador de Wall Street, señaló que los propios capitalistas y los fundamentalistas de mercado habrían acelerado el proceso. Se publican libros y se organizan cursos sobre una realidad postcapitalista… ¿Habría nacido ya, en el vientre del sistema actual, el que lo sucederá? ¿En qué medida las experiencias que se multiplican al margen y en contra del capital constituyen la fermentación social de nuevas realidades socio-económicas y políticas? ¿Son grietas abiertas en el muro del capitalismo a través de las cuales empieza a avizorarse un mundo nuevo? ¿O son iniciativas que, como tantas otras, pronto serán refuncionalizadas por el capitalismo?

Existe un desencanto universal con la democracia de representación, el sistema dominante en el mundo de hoy: es la “democracia moderna” inventada por los norteamericanos. Desde Occupy Wall Street pudo discutirse abiertamente, en Estados Unidos y otras partes, que ese régimen está al servicio del 1%, y que el 99% no puede modificarla. ¿Se trata de una forma de despotismo que se ha vestido de democracia para facilitar el ejercicio de dominación que le es inherente? Todos los países del llamado socialismo real se llamaron a sí mismos “democracia populares”. ¿Qué es eso de la democracia, a fin de cuentas? ¿De qué trata la “democracia radical”? ¿Qué hay más allá de la democracia – hoy, aquí, entre nosotros? ¿Fascismo, como se anda diciendo? ¿O nuevas formas democráticas que ya nada tienen que ver con la ateniense?

Lecturas Discusión  Más allá del patriarcado