Iniciamos el conversatorio discutiendo principalmente tres temas, el primero tiene relación con la pregunta: ¿podríamos imaginarnos un mundo sin educación? ¿cómo sería? El segundo tema, más concreto, fue respecto a la situación educativa en el país y principalmente en Oaxaca, en el tercer tema platicamos acerca de las consultas simuladas y la situación del agua.

Respecto al mundo sin educación, hubo distintas opiniones y se dijo que vivir sin educación tal vez provocaría vivir sin identidad o sin cultura, por ejemplo, hay instrumentos musicales que son parte de la cultura y las personas han transmitido esos conocimientos para que se siga preservando, sin embargo, también se discutió el hecho de que aprendemos cosas más difíciles sin que nadie nos eduque para eso, aprender a hablar, por ejemplo. Antes de continuar la discusión, nos pareció importante definir qué entendíamos por educación, sin embargo, definir la educación podría llevarnos a discusiones eternas sin llegar a un acuerdo, así que se retomó una definición de Tolstoi, quien nos dice que la educación es el proceso de transformar a alguien en algo. Pensamos que tal vez nos es difícil imaginar ese mundo sin educación porque ninguna de las personas que estábamos sobre la mesa habíamos o hemos tenido la experiencia de vivir sin educación. Seguimos sin concluir este imaginario, pero vamos a continuar abordándolo en los siguientes conversatorios o en el grupo de estudio sobre educación.

Uno de los presentes compartió su perspectiva en relación al tema educativo en Oaxaca. Nos dijo que hay dos aspectos a discutir, uno tiene que ver con la llamada Reforma Educativa, que en realidad es una reforma laboral, el segundo tema sí mantiene relación directa con el aspecto educativo y la propuesta del Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO). Lo esencial sería prepar a los niños y niñas para las problemáticas de las comunidades y no para las necesidades de las empresas.

Finalmente hablamos del tema de las consultas, que en muchos sentidos son simuladas. La semana pasada (30 y 31 de marzo) se realizó la consulta para el Programa de Desarrollo de la región del Istmo de Tehuantepec, distintas organizaciones sociales han publicado recientemente un texto que documenta las simulaciones que hubo en este evento: Informe Consulta Simulada. Programa para el desarrollo del istmo de Tehuantepec.

En este punto discutimos que todos los apoyos y programas sociales se individualizan y eso hace que se pierda el sentido comunitario. En el tema del agua, vemos ejemplos de despojo y afectaciones debido a las minerías, en San José del Progreso hay diversos conflictos debido a la presencia minera. Magdalena Ocotlán, recientemente se declaró territorio prohibido para la minería, ya que, durante 10 años, la comunidad ha sufrido diversos impactos por explotación minera, caracterizados por explosiones y vibraciones durante la noche, polvo excesivo, contaminación al agua, detenciones arbitrarias, amenazas e intimidaciones. Hay otros ejemplos de afectaciones a la salud, como en Miahuatlán, en donde actualmente hay un cerco sanitario por hepatitis, debido al agua contaminada.
Existe también una distinción entre la visión del capital, que considera el agua como un “recurso que se debe aprovechar” y la visión de muchas comunidades quienes mantienen una relación con el agua como bien sagrado, este aspecto es retomado por el Foro Oaxaqueño del Agua, que ha considerado entre sus puntos importantes el carácter sagrado del agua; como un bien común y no como una mercancía.

Foto de fondo creado por kdekiara – www.freepik.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *