Incertidumbre del Futuro – Relatoría 4.Dic.2019

Retomamos la plática del conversatorio pasado, sobre la incertidumbre del futuro.

Los sueños futuros ante el presente, pero un presente que no es nuestro, sino un presente impuesto.

Por otra parte, la incertidumbre no sólo está ligada al futuro sino también a casos que tienen que ver con reflejarnos en el otro; compartirnos entre pares nuestro dolor y nuestras fortalezas. La incertidumbre no sólo crea caos o vacío, pues a través de eso también se puede construir. Quizás si no hubiera un momento de reflejarse en el otro, de mirar al otro y de compartir ese dolor, no habrían surgido construcciones de sanación y de solidaridad, como por ejemplo, las Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos.

Hace veinte años, Ernesto Sábato, angustiado por el destino del mundo, decía “cuando logremos sentir el dolor del otro como un dolor propio, podremos tener de nuevo esperanza”. Viviendo la incertidumbre como algo que puede acariciarse en lugar de temerse. Necesitamos valorar lo que significa la incertidumbre radical, en lugar de temerla, estar sintiendo el dolor de las otras madres abriga de nuevo esperanza. Hace veinte años ya existía una consciencia muy clara de que el mundo se estaba cayendo a pedazos, no es algo que empiece a darse ahora.

La incertidumbre como un motor o como un salto o como la energía, los zapatistas ¿cómo comenzaban a organizarse? Ya no tenemos nada más qué perder, si construimos algo nuevo quizás tenemos mucho qué ganar.

En el segundo encuentro de aprendizajes también se hablaba del acompañamiento, compartir y buscar opciones juntos, porque muchos han hecho el trabajo en solitario y al estar haciendo el acompañamiento continuo nos da una mejor perspectiva. La incertidumbre nos está llevando también a la búsqueda y construcción de muchas cosas. No sólo se tarta de vivir sino de vivir con otros. El problema del sistema en el que estamos es que ha individualizado y alejado a todo el mundo en su pequeño mundo desconectado de los demás, la única posibilidad de vivir mejor y de perder la incertidumbre es estar con otros.

La vida cotidiana de la gente es aceptar hacer muchas cosas sin sentido, molestas, insoportables, que van a adquirir sentido después. Estar viviendo todo el tiempo con la vista puesta hacia adelante como una forma de aceptar lo insoportable. ¿Qué pasa si comenzamos a hacer cosas que tienen sentido, no por que va atener sentido mañana sino porque hoy tiene sentido. Cargar de sentido la vida cotidiana, la vida con otros.

El campesino no piensa en el futuro, piensa en el hoy con un sentido más profundo ¿por qué surge la preocupación? Porque no dijeron: prepárate para que salgas de tu casa, para que te olvides del campo. Un pensamiento impuesto a los pueblos originarios que ha hecho que reneguemos, que aceptemos la imposición de que lo bueno está en otro lado. Pero la influencia de dinero llevó a la ruina. ¿Cuál es la tendencia que nos dejamos ser dependientes? Esa fue la debilidad. Sentir que el de arriba es papá gobierno que resuelve el problema. Todavía en la parte de la población indígena existe la vida en comunidad, aunque ya con cierto deterioro respeto a lo que era hace unos años, porque el capitalismo avanza y no han logrado destruir, pero ha intentado muchas veces y en la juventud de las comunidades se ve la huella del capitalismo llevando a los jóvenes fura, rompiendo la unión comunitaria.

A veces está la idea de que el sólo hecho de que existan formas colectivas de existir rompe con la misma dinámica del capitalismo, pero es tan tramposa la forma del capitalismo que hay veces que logra jalar a comunidades enteras o hacer que la organización comunitaria, que podría ser para ciertas cosas se convierta para sus dinámicas y muchos de los encargados de hacer eso en las comunidades han sido las ONG’s por medio de los programas de ecología, ecoturismo o derechos humanos. Y la gente manejaba ya un lenguaje distinto, en vez de madre tierra comienzan a decir “recursos naturales”, aunque a veces decimos que van a resistir las comunidades, empieza a permear poco a poco, ya no se jala individualmente sino se logra permear comunidades enteras. Lo otro tiene que ver con el estar esperando a que alguien te salve o te libere, depositar la capacidad de acción en un tercero. Antes se pensaba que el narco no iba a entrar a Oaxaca y ahora hay comunidades enteras a su servicio.

¿Cómo enfrentar la presencia de la violencia, la presencia del narco? ¿Esperamos la guardia nacional o la militarización? ¿cuál es la respuesta desde abajo? Se trata de construir una autonomía no estar dependiendo de que nos resuelvan desde afuera las cosas.

Tenemos ejemplos de comunidades que toman en sus manos el asunto, está Cherán y hay otros ejemplos, donde tienen el narco adentro y lo sacan, con la decisión de la comunidad, no fue algo pacífico, fue una acción y reacción, con muchas menos muertes de las que habían estado pagando por el narco. Jaime Luna decía1 que quizás la forma de vida comunitaria ha sido un punto fuerte de algunas regiones para no permitir que entre el narcotráfico. Hay mucha experiencia en la Sierra Norte, como lo que pasó en la década de los 80, específicamente con los paisanos de la región Mixe: Tres grupos muy importantes se levantaron por la defensa del territorio y no permitieron la autopista de Oaxaca- Tuxtepec ¿por qué? porque no iba a ser lo que planteaba el gobierno; el intercambio de productos. Lo que decían es que hay que defender el bosque y el territorio porque si entra la autopista destruye todo. La carretera y las telecomunicaciones no nos benefició, benefició a la coca-cola, a la cervecera.

En algunos pueblos es más fácil para un grupo criminal llegar a un municipio regido por partidos políticos y ofrecer apoyar la carrera política o pavimentar y construir una cancha. Entre comillas se puede progresar en el sistema de obras públicas, electrificación, pero se vana a perder vidas humanas, va a haber más violencia, es más lo que se pierde que lo que se gana. Las organizaciones criminales se dan cuenta que las formas de amenazas no funcionan y ahora operan igual que el gobierno, con ofrecimientos, con pavimentación, programas sociales, becas. No es distinta la forma de operar del narco y la del gobierno.

¿Cuántas posibilidades de respuesta tenemos que estar pensando en hacer cada uno, desde nuestras geografías? Yo creo que cada lugar tendría una respuesta diferente, se trata de fortalecernos, tener otros ejemplos, comunicarnos. Tenemos ejemplos de cómo Oaxaca está resistiendo, la amenaza de toma de posesión que se resiste con el tejido comunitario. Tenemos también conflictos entre comunidades que se mezclan con una injerencia del narco. El tercer caso, que es lo que tenemos enfrente es ¿qué hacemos con los que ya están en manos del narco?

Una pregunta recurrente y que quedó para la plática en otros conversatorios es: ¿por qué México no estalla? Parece que se está a punto del estallido, hay quines dicen que no estallamos en este tiempo por culpa de AMLO porque AMLO apareció como una posibilidad de dar cauce a esta situación insoportable y creó una posibilidad de esperanza para mucha gente. Aunque las cosas que más insoportables resulta que no han cambiado, hay treinta mil asesinados en el periodo de AMLO. A pesar de eso se mantiene cierta esperanza y se retrasa una reacción de la gente.

1Disponible en: https://piedepagina.mx/oaxaca-la-esperanza-de-mexico/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *