CONVERSATORIO: MASA Y PODER
14 DE FEBRERO DE 2019
UNIVERSIDAD DE LA TIERRA OAXACA

Para lograr un entendimiento más profundo del vuelco de millones de personas hacia personalidades políticas y partidos iniciamos nuestra primera conversación en torno a la idea de masa apoyándonos en el trabajo de Elias Canetti. Ante sucesos similares, Canetti inició su reflexión sobre la masa con el auge del fascismo en Europa, preguntando por la naturaleza y motivaciones de este tipo de fenómenos masivos.
Comenzamos la conversación preguntándonos qué entendemos por masa y cómo diferenciamos esta idea de multitud. Convenimos que una masa no es simplemente un encuentro multitudinario en un mismo espacio físico. A diferencia de la multitud, en la masa debe existir un cierto aspecto de comunión entre los participantes en el que las diferencias particulares se dejan a un lado para converger en un comportamiento grupal. En este sentido, la masa requiere de una reducción de sus miembros a un aspecto homogéneo compartido. Para esclarecer esta diferenciación usamos el ejemplo de la convocatoria de los concejales del CNI en el zócalo de Oaxaca. Cuando entró la comitiva del CNI se podía ver a una masa de personas unidas en torno a ciertos ideales de lucha compartidos, mientras que alrededor, como es habitual en el zócalo, ya se estaban moviendo gentes con motivaciones dispares y disconexas formando una multitud.
Tuvimos tiempo de contemplar la diferenciación que se hace entre una masa cerrada y una abierta. La masa abierta tiene la característica de tender a expandirse incluyendo a miembros y organizaciones más diversas y corren el peligro de disolverse entre muchos ideales distintos. En cambio, las masas cerradas son delimitadas y se enfocan en un ideal y lucha más específico. Como ejemplo de esta última se mencionó la marcha de los triquis, que marchan cada año con objetivos y motivaciones delimitados y sin intención de que otros grupos se les vayan uniendo.
Ya avanzada la conversación lanzamos la pregunta de si se podía hablar de masas cuando no se está compartiendo un mismo espacio físico. Entonces empezamos a reflexionar sobre la idea de comunicación de masas que tanta relevancia ha tenido. Discutimos del entendimiento de la comunicación como una forma de afiliación total, como la formación de un código común a una población que provoca una comunicación perfecta. De esta forma se han logrado instaurar comportamientos de consumo a poblaciones enteras, y es así que la ideas de comunicación de masas y masas de consumidores cobran sentido.
También nos paramos a discutir el papel de las emociones y sentimientos en comportamientos de masas. Ciertamente, en la formación de una masa ademas de ideas también se comparten sentimientos y emociones. Es pues, que para la unificación de una masa la reducción a un único aspecto también ocurre en el plano emocional y sentimental.
Ya entrando en la segunda mitad del conversatorio empezamos a clarificar lo que entendemos por poder. Nos alejamos desde un principio el entendimiento clásico de poder como la capacidad de hacer algo. Así comenzamos a pensar el poder como algo que se ejerce sobre alguien. En esta concepción el poder es una relación no algo estático que se pueda tomar. El poder implica el ejercicio de mando y control sobre otros.
Pasamos a conversar también sobre los sistemas de poder que permiten relaciones jerárquicas y de mando. Si estos sistemas han sido instaurados es porque previamente ha habido unos procesos de gestación del poder. Una vez el poder ha sido gestado y reconocido puede ser transmitido y reproducido durante generaciones.
Para seguir precisando marcamos la diferencia entre autoridad y poder. Se comentó que esta diferencia es comúnmente usada en los pueblos. Alguien con autoridad puede ser alguien al que se acude debido a su experiencia pero no cuenta con la capacidad de dar la orden. En este sentido en la autoridad la jerarquía existe pero no se ejerce el mando. En una segunda forma, la autoridad cuenta con la capacidad de mando, pero de un modo transitorio que puede ser en cualquier momento arrebatada por el pueblo.
El primer paso para romper con la subordinación al poder sucede internamente. Cuando el poder no se reconoce y uno se da cuenta que ha estado legitimando el poder desde su interior surge la primera brecha subversiva. Precisamente, un sistema de poder funciona a la perfección cuando no ha de usar la fuerza, cuando las relaciones de poder están internalizadas por los dominados. Por tanto se usa la represión directa sólo cuando el poder requiere de su reconstrucción.
Finalmente entramos a hacer la conexión entre masa y poder. En los términos en los que mantenemos la conversación decimos que todas las masas están ligadas a una cuestión de poder. Las masas se forman, constituyen y existen dentro de condiciones de poder. Este poder puede ser más o menos difuso, pero siempre regula las condiciones en las que se da la masa.
Se introdujo para futuras conversaciones la noción de superviviente. La idea de superviviente contiene un elemento de poder sobre el resto. El superviviente lo es en relación al resto que perece. En fenómenos fascistas un grupo adopta la consciencia de superviviente sobre el resto de la población como una forma de poder compartido. El poder del líder se comparte con los subordinados y es finalmente ejercido sobre otros e incluso contra si mismos. De este modo surgen los corporativismos, que reúnen a grupos con intereses opuestos, como los trabajadores y empresarios, en el mismo órgano.
Para las próximas conversaciones conviene plantearse y analizar cuál es la estructura de poder de Oaxaca y que actores la conforman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *