PUBLICACIÓN: MIRAR CON NUESTROS OJOS

SERIE: CONTRA EL MIEDO LA ESPERANZA

El mundo que teníamos ya no está ahí. Hemos entrado en una era de incertidumbre radical: no sabemos cómo será el mundo que ha de venir. El virus derramó el vaso de una crisis profunda, ante el colapso climático y sociopolítico, que en 2019 se expresó en intensas movilizaciones populares. Desde Maquiavelo el miedo se considera la más eficaz de las herramientas de gobierno. A él han estado recurriendo ahora las élites en todo el mundo. Ediciones Unitierra comparte, en esta serie, historias y reflexiones sobre la manera en que, desde abajo, contra la política del miedo se construye esperanza.

PRESENTACIÓN

El mundo que teníamos y conocíamos va desapareciendo ante nuestros ojos. No sabemos qué vendrá. Hemos entrado en un tiempo de incertidumbre radical. Y como dicen los chilenos, no queremos volver a la normalidad, porque la normalidad era el problema.

Ciertas cosas van quedando claras. Sabemos ya, por ejemplo, que se sabe muy poco del asunto. Ni siquiera se ha logrado caracterizar la enfermedad atribuida al virus y describir con precisión sus efectos. La mayoría de la gente infectada no logrará saberlo, pues no tendrá síntomas. Ciertas personas, cuyo número varía según el grupo al que pertenecen y el país en que se encuentran, sufrirán síntomas que se han vinculado al virus. La mayoría tendrá una especie de gripa, más o menos severa, que no pasará a mayores. Unas cuantas entrarán en crisis y algunas, particularmente aquellas que padecían ya malas condiciones de salud, morirán. ¿Por qué, entonces, tanto escándalo? Muchos otros virus y bacterias causan daños mucho más serios. Todos los días. En todas partes. Aunque la mortandad atribuida al coronavirus sigue creciendo, está lejos todavía de la que corresponde a diarreas virales, tuberculosis o muchas otras causas cotidianas de muerte, naturales, económicas o sociales.

Menos aún se sabe sobre el tratamiento de esa “enfermedad”. Se anuncia periódicamente que se ha encontrado algo muy eficaz… solo para anunciarse, poco después, que se ha descartado. Hallazgos que se celebran con entusiasmo desaparecen pronto de la atención general.

Hasta hoy, cinco meses después de que apareció el virus, no se sabe qué hacer con las personas infectadas. Se ensayan con ellas distintos tratamientos, como si fueran conejillos de indias, y se les somete a procedimientos que solo alivian algunos síntomas.

Lo que se sabe sobre métodos de prevención es sumamente confuso, porque las experiencias son muy contradictorias. No hay prueba alguna de que el confinamiento o la distancia sean realmente efectivos. Los resultados, en términos de personas recuperadas después de la infección, no dependen de la calidad de los servicios de salud o de algún tipo de tratamiento. Siguen siendo un misterio.

Las pruebas que se emplean para detectar la infección se han aplicado a un número muy pequeño de personas: entre 1 y 130 por millar, según el país (Islandia tiene la cifra más alta; México, una de las más bajas). La calidad y eficacia de las pruebas está en duda. El presidente de Tanzania envió a su sistema de salud algunas muestras; se encontró el virus en las de papaya, de una codorniz y de una cabra. No se trata de de ciencias o torpezas de los operadores, sino de la naturaleza misma de las ‘pruebas’, que son solo aproximaciones probabilísticas basadas en ciertas hipótesis más o menos frágiles; solo podrían llegar a ser realmente con ables cuando se aplicaran a muchos millones de personas… y se respaldaran con resultados empíricos comprobados, lo que quizá nunca llegue a ocurrir.

Vivimos en nuevas paradojas. Reina una inmensa ignorancia, pero se ha dado a la “ciencia”, que ha sido incapaz de descifrar el virus, un inmenso poder para regular el comportamiento de todo mundo. Y se nos confina y aísla, cuando se necesita más que nunca una intensa interacción para enfrentar juntxs los nuevos desafíos.

Necesitamos reflexiones responsables y rigurosas, abiertas a la imaginación y la diversidad. En este libro, el primero de una serie, lxs miembxs de Unitierra reflexionan sobre el tema desde sus muy distintas miradas.

CONTENIDO

  • ¿A QUÉ DEBERÍAMOS DE TENERLE MIEDO? REFLEXIONES SOBRE LAS IMPLICACIONES POLÍTICAS DEL COVID-19 Alberto Elías González Gómez
  • PANDEMIA VIRAL: MENTE CIBERNÉTICA E INFODEMIA Wendy Monserrat López Juárez
  • LA PANDEMIA PAUSÓ AL CAPITALISMO: LLAMADO URGENTE A DETENERNOS Y PENSAR CÓMO RECU- PERARNOS… A NOSOTROS MISMOS Itzel Farías Malagón y Alfredo Agudo
  • EL NOSOTROS A PRUEBA Alfonso Morales Toledo y Azael Rangel López
  • PAZ Y TRANSFORMACIÓN DE CONFLICTOS EN LA PANDEMIA Matthias Gossner
  • COVID-19: ESPERANDO LA CURA Wendy Monserrat López Juárez
  • CUANDO EL “AMOR UNIVERSAL” ES “MÁS DE LO MISMO”. SOBRE UNA ESPIRITUALIDAD POLÍTICA EN TIEMPOS DE COVID-19 Alberto Elías González Gómez

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *