OPINIONES ENCONTRADAS: ESCUCHARNOS EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Relatoría 6 de enero 2021. Caminos de la Autonomía bajo la tormenta.
Imágen de portada: crédito a quien corresponda. Tomanda de: https://cvclavoz.com/blog/entrevistas/tambien-somos-humanos-un-medico-en-la-pandemia/

Hablamos sobre la diferencia de vivir la pandemia en la ciudad y en los pueblos, hay algunos pueblos que no usan la máscara, que no creen en el virus y tienen más interacciones que en las ciudades. La separación de los otros y el miedo nos está haciendo más débiles, tal vez esto tiene que ver con las dinámicas individualistas no tan comunitarias. Continúan los comunicados amarillistas y cada vez hay más contagios cercanos, hay quienes están trabajando o tomando clase en casa, ahorrándose así horas de camino diarias y están muy cómodos con la situación, pero hay para quienes no es tan cómodo porque no cuentan con los aparatos o el internet.

Surgieron diversas opiniones, por ejemplo, se dijo que tenemos mucho más infectados de otras enfermedades y de otro tipo de condiciones, y no nos causa miedo que estén muriendo muchas más personas por enfermedades virales, por falta de agua potable o por accidentes de tránsito, a pesar de que la gente está confinada, hay más muertos por accidentes de tránsito que por covid-19, ¿de dónde sale este miedo?, ¿cómo se nos sigue produciendo esta sensación de pánico?

Uno de los comentarios que abrieron diversas opiniones en la conversa, fue que el confinamiento de personas sanas no sirve, es cierto que gentes con más de 80 años y con condiciones de salud de alto riesgo deberían cuidarse, pero ¿cómo deberían hacerlo?, ¿cómo proteger a los vulnerables? Eso es algo que hubiera tenido sentido como sociedad y como política pública y no la política de confinar a la gente sana, de impedir que tenga interacción y de acabar con lo único que tenía valioso la universidad que era la convivencia…

Todos estamos viviendo desde diversas perspectivas, para quienes hemos perdido a familiares o gentes cercanas que han muerto por covid19, por ello es molesto y difícil hablar de las cifras bajas respecto al covid-19. Nadie sabe cuál es la mejor manera de reaccionar ante esta situación tan nueva, nuestros gobiernos en México y EUA no han tenido las precauciones necesarias para proteger a la comunidad, está en nosotros cuidar nuestra alimentación, el autocuidado y nuestras interacciones.

Surge la cuestión de si promover la “anticiencia” es un problema de derecha, hay discursos de derecha que están a favor del no confinamiento, pero ellos están defendiendo su economía y su acumulación del capital. Hemos discutido cómo este discurso se podría confundir con una postura de la derecha. Parece que en esta nueva religión que es la ciencia no se puede hacer cuestionamiento, les molesta que se les cuestione y si cuestionas el virus entonces eres catalogado de cierto modo. Ha habido reacciones en las vacunas y dicen es solo el 1% pero se le hace un ruido enorme a una persona que se contagia de covid-19, ¿por qué no hacer un ruido enorme a quien se le inflamó el cerebro?

Todos tenemos contradicciones, pero tratamos de trabajar en ellas, no tenemos la verdad absoluta, caminar la palabra escuchando a los otros es muy bueno. Nadie niega el virus ni los impactos que ha tenido, pero más que buscar tener una verdad absoluta, buscamos compartir la palabra, compartir sentires, lo que pensamos y lo que vivimos. En los comportamientos de derecha es justo donde se da la intolerancia a la escucha, no todos pensamos de la misa manera, sin embargo, estamos dispuestos a escuchar, en la diferencia hay mucho que aprender.

Criticar a la ciencia no quiere decir que esta sea mala sólo por ser moderna y occidental, lo que se critica son las posiciones extremas, hay que ver las cosas desde una diversidad de particularidades. La comunidad, solamente por vivirla no nos va a dar ninguna solución a los problemas que tenemos si no tenemos cierta concierna del problema político en el que se está inmerso.

Hay comunidades que se cuidan, que tienen guardias, no permiten que entre gente extraña, Yalalag sacó un comunicado donde tienen que usar cubrebocas, hay pueblos que ya perdieron la esencia de la cosmovisión, y hay pueblos que están arraigados sobre la cosmogonía zapoteca, las nuevas autoridades piden bienestar para el pueblo, para la cosecha y la alimentación, una fuerza espiritual comunitaria, esto también es efectivo.

Estamos en diversas realidades y hay una pluralidad de ellas, entre gentes que vivimos en las ciudades grandes y las gentes del campo, o en provincias como Oaxaca, la experiencia de las realidades es diferente y a partir de eso hay diversos contactos y otras formas de estar con la realidad.

No solo nuestros cuerpos están llenos de comida basura, nuestro espíritu está quebrado, nuestra sangre está sucia, necesitamos renovarnos, fortalecernos en todos los cuerpos y en todas las dimensiones, no importa que vivamos, lo único que nos puede defender más que el cubrebocas es el cuerpo, tenemos que confiar en este cuerpo físico, mental, espiritual, ¿qué estamos haciendo para fortalecer el espíritu? Tenemos que descolonizar nuestra mente, tenemos que descolonizar el tiempo para poder reinventarnos, para poder hacer de otra manera nuestra relación con la madre tierra y aprender a respirar…

Lo más importante en estas discusiones es escucharnos, no clasificarnos, ver qué cosa esta diciendo el otro, por qué lo dice y en qué contexto lo dice, lo que hemos estado plateando es que el virus existe, que es un virus contagioso y es importante hacer algo, que las políticas adoptadas son más peligrosas que el virus. Se muere gente que está debilitada con sistemas muy frágiles, que en países como EUA da la casualidad que quienes tienen esas condiciones muy graves son los latinos y los negros, que no es porque sean indígenas que se mueren, sino porque han sido sistemáticamente discriminados, marginados, oprimidos, están debilitados en sus condiciones físicas y mentales y son estas condiciones las que los hacen más vulnerables que los demás, ¿cuáles son las cosas que habría que hacer para cuidar a los vulnerables?,

No hay una ciencia, hay las ciencias, existen muchos métodos científicos muy distintos, y no es cierto que lo que se está planteando tenga fundamentos científicos, en vez de clasificar habría que ver cuáles son los argumentos serios que se están dando con el confinamiento. Ante la amenaza del virus se usó a la gente para proteger al sistema, que debía proteger a la gente, para proteger al sistema se encerró a la gente…

Si hiciéramos un conteo de niños muertos por hambre, negros víctimas de ataques racistas, mujeres activistas e indígenas muertas, ¿la indignación por los números seria la misa? ¿Por qué será que la comunicación social no hace ese conteo?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *