Reconstrucción Integral del Hábitat en Guendalizá’a en Ixtepec

En Septiembre de 2017, Ixtepec sufrió una gran sacudida. Después de una semana con vientos exacerbados, fuertes lluvias e inundaciones, comenzó a temblar y no ha dejado de hacerlo. Más de 7,000 viviendas se vieron afectadas. Gracias a la alianza que había previamente entre la Unitierra Oaxaca y el Comité Ixtepecano por la Defensa de la Vida y el Territorio, comenzamos de inmediato a acompañar y a apoyar en el proceso que iniciaron con su recién formado Consejo de Reconstrucción y Fortalecimiento Comunitario hacia una reconstrucción integral de Ixtepec.

Después del periodo de emergencia en el que se realizaron diferentes acciones, nos pidieron nuestro apoyo para consolidar una propuesta de modelo de vivienda que fuera sustentable, que utilizara materiales de reuso, que reconociera y preservara las formas de habitar que existen actualmente en Ixtepec y que fuera realizable mediante la autoconstrucción. Gracias al Fondo Levantemos México de Ambulante y a la convocatoria de #EsHoraDeUsarLaCabeza de la Universidad Iberoamericana, comenzamos a trabajar con Comunal Arquitectura y el respaldo de la Coalición Internacional del Hábitat (HIC).

Durante varios meses de trabajo con la gente y con los equipos técnico y social del Consejo de Reconstrucción de Ixtepec realizamos una investigación participativa donde logramos reconocer varios aspectos de las formas locales de habitar, de la construcción de sus viviendas e identificar diferentes tipos de viviendas vernáculas en Ixtepec. Con este sustento, las familias acompañadas por el Consejo de Reconstrucción decidieron innovar con una propuesta de vivienda basada en bloques de tierra comprimida para aprovechar los recursos locales y hacer las viviendas más resistentes a sismos.

Un año después de los desastres, el 24 y 25 de Octubre del 2019 se llevó a cabo en Ixtepec el Foro de Reconstrucción del Hábitat y el Sujeto Social donde asistieron 674 personas, así como representantes de comités de otros pueblos en la región con el objetivo de propiciar una sinergia horizontal con los diferentes actores involucrados en la reconstrucción para fortalecer el sujeto comunitario y abonar a una reconstrucción integral. Después de este foro se generaron diferentes acciones y propuestas, como la creación de Comités de Barrio, la concertación para un taller sobre el guendalizá’a, la iniciativa de un censo comunitario como herramienta de diagnóstico y sobre todo el involucramiento de las familias como sujetos activos en el proceso de reconstrucción.

Gracias a este recorrido en la estrategia impulsada por el Comité Ixtepecano y su Consejo de Reconstrucción llamada “Reconstrucción integral del hábitat en guendalizá’a (ayuda mutua – solidaridad)” y a este nuevo impulso generado, elaboramos y sustentamos la propuesta de un proyecto piloto con 30 familias para reconstruir sus casas utilizando el modelo de machimbloques y con diseños participativos donde realmente cada familia se ha involucrado y ha podido decidir cómo quiere que sea su vivienda.

Después de un periodo de búsqueda de fondos con diferentes organismos e instituciones, en la coyuntura de la entrada del nuevo gobierno, presentamos la propuesta ante la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) y fue aceptada. Desafortunadamente, la propuesta es más robusta de lo que se suele aprobar en el marco institucional, por lo que nos encontramos con que los fondos aún son insuficientes para llevar a cabo dos partes esenciales del proyecto: la capacitación de una cooperativa de producción de machimbloques y la compra de la máquina compactadora de tierra con la cual se realiza su trabajo.

Logramos conseguir una máquina prestada para iniciar el proceso de fabricación de machimbloques y la capacitación de algunos miembros de la cooperativa de trabajo, sin embargo, este mes tenemos que devolver la máquina y la producción de machimbloque está detenida. Creemos que es una muy valiosa iniciativa y es una excelente oportunidad para demostrar que las viviendas se pueden realizar en conjunto con la gente y que existe una propuesta alternativa real y viva de viviendas sustentables, resistentes, adecuadas a la región y construidas con la directa participación de la gente recuperando el espíritu del guendalizá’a.

Por esto, hemos decidido hacer un llamado a la solidaridad y al apoyo de ustedes a través de esta campaña: PARA PODER QUEDARSE EN CASA PRIMERO HAY QUE TENER UNA, con ello podremos serguir trabajando en esta iniciativa.

Nuestra meta es conseguir $300,000 pesos para solventar la compra de la máquina compactadora y la consolidación y capacitación de la cooperativa de producción. Cualquier cantidad nos acerca más a poder darle continuidad a nuestro proyecto.

DONATIVOS:

Transferencia a nuestra cuenta:
Centro de Encuentros y Diálogos Interculturales, A.C.
Dirección: Azucenas 610, Oaxaca, Oax. 68050, México,
Banco Nacional de México, S.A.
Cuenta # 403285103
IBAN 002610403200851031

Realiza aquí tu donativo ¡HÉCHANOS UNA MANO! da clik en el siguiente botón:





Capacitación de la cooperativa de producción de machimbloques:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *