Reflexiones sobre Fascismo

• Es un fenómeno histórico y debemos analizarlo como tal – acotarlo a su época. Desde su nacimiento hace 100 años –marzo de 1919, cuando Mussolini funda el partido fascista- hasta el final de la segunda guerra mundial. Al considerarlo en ‘su época’, como dice Nolte, debemos considerar la gravedad de la crisis del sistema capitalista (la de 1929 no es una crisis más), la existencia de la opción ‘socialista’ (movimientos socialistas y comunistas muy activos en Europa), una gran movilización social por la gravedad de la crisis, la situación específica de Italia y Alemania…y obviamente la guerra.
No tiene propiamente una doctrina. El texto de Mussolini que se llama ‘la doctrina fascista’ sólo tiene un elemento propiamente doctrinario: la proyección de la idea de fascio, forma de gobierno en Roma (la idea del haz), al conjunto del Estado, es decir, una definición del totalitarismo –como forma del régimen político, sin establecer su contenido…que tiende al
• Pragmatismo: pocas cosas hay más características del fascismo que la actitud pragmática de sus líderes y promotores. La orientación central de ese pragmatismo es lograr el
Control de las masas: se trata de controlar lo que piensan y lo que hacen, y el dispositivo principal para conseguirlo, además del manejo eficaz de los medios y del ejercicio carismático de los líderes, es
• Vinculación de la emoción patriótica con las reivindicaciones sociales: los fascistas, que sienten continuamente el peligro ‘socialista’ y ‘comunista’, por lo que representan como rivales políticos, se ocupan de atender directamente las reivindicaciones sociales –educación, salud, vivienda, familia…, los ingredientes de lo que sería más tarde el Estado de Bienestar- combinándolas con la emoción patriótica – que no es necesariamente un proyecto nacionalista claro, sino la emoción de defensa y promoción de la patria. Todo esto asociado claramente con
Racismo/clasismo/elitismo. Desde que nació y hasta su muerte el fascismo trazó una clara línea – que en Italia se refirió sobre todo a los africanos y asiáticos y en Alemania a los judíos. Se trató, en los dos casos, de formar la mentalidad de superviviente que estudia Canetti, que ‘se salva’ a costa de una clase que debe perecer ‘para el bien de todos’. Aunque el fascismo se inicia con la persecución de comunistas y homosexuales, muy pronto identifica con precisión la clase sobre la que se montará el resto de la población, con el uso creciente de la
Violencia. Desde el principio el fascismo se construye mediante un ejercicio violento con grupos de choque –las camisas negras, en Italia- que consolidan el poder totalitario y con ellos, la política y el ejército, destruido el estado de derecho, se amplía y profundiza el control de las masas, cuando fallan los demás dispositivos. Es violencia al servicio de la
Voluntad del líder. Es propio del fascismo que el edificio entero está construido en torno a la voluntad del líder, que concentra cada vez más ele ejercicio totalitario del poder.

[Imagen de la web]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *