¿Cómo vivir de manera gozosa y viable? Alternativas a la energía – Relatoría sesión 06.03.2019

Imagen: Freepik

Seguimos compartiendo que el asesinato de Samir no es sólo un accidente, es el anticipo de un patrón que va a continuar en el país, y se agrava con la situación actual de toda Latinoamérica. Es una preocupación latente pensar que el capital viene por todo. Es claro, todos los territorios indígenas están en disputa: Brasil, Chile, Argentina. La diferencia con el caso mexicano radica en que esta ocupación por parte del capital está liderada por un presidente de izquierda, alguien que se dice ser parte del pueblo. Un ejemplo claro; con respecto a la situación actual de Venezuela, en entrevista a programa State of the Union de la cadena CNN, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, compartió algo alarmante: “No, creo que está separado [comparando a Venezuela con Arabia Saudita]. En esta administración, no tenemos miedo de usar la palabra Doctrina Monroe (1). Este es un país en nuestro hemisferio. El objetivo de los presidentes estadounidenses es volver a Ronald Reagan tendrá un hemisferio completamente democrático”

Platicamos un poco sobre cómo AMLO decide qué proyectos se hacen y qué otros no. En Baja California, por ejemplo, canceló una mina diciendo lo siguiente:“Hace unos meses estuve en La Paz y estaban planteando que me definiera sobre lo de la mina. Ya llegó también la hora de la definición, y le digo al pueblo de Baja California Sur: No a la mina”. El trasfondo corresponde a que un grupo de empresarios hoteleros de la zona se opusieron a la mina. Señaló también que es algo que puede decidir con firmeza porque es un proyecto que no inició con su sexenio a diferencia del aeropuerto de Texcoco o la termoeléctrica Huexca que empezaron en el anterior. Sin embargo decidimos compartir nuestra inquietud sobre todo lo que ha implicado esta discusión y crítica a AMLO a lo largo de casi tres meses y nos lleva a decir que es muy importante ser crítico, mantener una postura, pero algo importante y serio que debemos estar discutiendo ahora en el Conversatorio es cómo en lo concreto comenzamos a hacer cosas juntas y juntos y platicar de cosas que están siendo más importantes. Recordemos lo que se dijo la semana pasada, no basta simplemente con decir no.

A partir de las hidroeléctricas, y de las posibles alternativas que pudieran surgir frente a estos mega proyectos, comenzamos a discutir sobre energía. Se dibujó así un panorama con dos visiones: el primero reduciendo a la energía a una definición arbitraria de cierta producción técnica de combustibles como el petróleo, nuestro consumo y dependencia y la segunda asociada a la energía que implica el caminar, trabajar. Hicimos un repaso de energía, compartiendo que es una más de las palabras amebas. Si preguntamos ahora mismo qué es energía, la respuesta sería simplemente técnica, E=mc². Utilizamos la palabra en un lenguaje ordinario para una variedad de cosas, pero no significa algo en sí. Retomando la primera visión, surgió que la idea de sociedad petrolera o sus alternativas no tiene ninguna posibilidad, ya no podemos vivir así, tenemos que cambiar completamente nuestra manera de vivir. ¿Cómo vivir de una manera gozosa y viable?. La semana pasada se había lanzado la primera provocación ¿Cómo dejamos dejar de cagar el agua’?

Quizá debemos pensar en la movilidad, no sólo de nosotrxs, tanto como de las cosas que usamos/consumimos, en términos prácticos ¿Qué significaría no necesitar movernos?. Parte del problema es el uso de los combustibles, es estar moviendo las mercancías. ¿Qué implicaría consumir frutas y verduras de la estación? Se puso sobre la mesa algo que está pasando en el ISTMO, la gente que está luchando está viendo que las ZEE (Zonas Económicas Especiales) no necesitan la popularidad de AMLO, ya se ha creado el imaginario de un modo de vida en el que la gente supuestamente vivirá una vez que se hayan hecho los megaproyectos. ¿De qué tipo de vida se habla?.

Lo que llamamos energía, y que realmente necesitamos para leer por las noches, no es mucha, efectivamente hay formas sustentables de producir esas cantidades de energía. ¿Podemos pensar en la energía desde otra manera? Debemos repensar nuestro propio consumo, ¿Estaríamos dispuestos a renunciar a ciertos aparatos tecnológicos?; ¿Cómo contagiar esta idea?

Se dijo, que se trata de encontrar lo que es suficiente, es decir, no es ni tener más ni tener menos. Debemos definir nosotrxs ¿Qué es lo suficiente para cada uno y una de nosotras?; ¿Qué significa vivir con plena suficiencia? Y se arrojó una provocación: ¿Qué privilegios debo sacrificar?, es decir, por cada privilegio que tenemos estamos pagando un precio, en términos de tiempo, salud, relación con tu familia? Pero si pensamos en esos términos de suficiencia, nos estaríamos liberando de privilegios y sus cargas.

Recordamos la discusión de los años 60 con el refrigerador. Y el surgimiento de miles de comunas en Estados Unidos, donde se preguntaron ¿Cómo vamos a vivir sin el refrigerador?. Si lo trasladamos a nuestros contextos ¿Qué significaría hoy, vivir en la ciudad y no tener refrigerador? Ante esta pregunta, respondimos que algo que hace mucha falta en las ciudades es aprender de los ciclos agrícolas, el ciclo de las plantas y los frutos, las verduras, vivimos en un gran desequilibrio entre nuestro cuerpo y ciclos naturales. Si pensamos más en lo que representa ese aparato en nuestra casa y en la sociedad, implica a todo un sistema alimentario, donde hay una intención; el control de la alimentación. Los hábitos son una de las cosas más difíciles de cambiar ¿Cómo hacer que alguien no deseé? Hay que pensar en cómo estamos producidos. Parte del capitalismo es hacer que no te cuestiones de dónde viene todo lo que usamos

¿Por qué le llamamos privilegio a lo que nos destruye?

(1) La Doctrina Monroe fue el primer cambio importante en la política exterior de los Estados Unidos, marcando el primer enfoque de política exterior intervencionista que puso a los Estados Unidos en la lucha por el liderazgo mundial en la década de 1820.Aplaudida por el ex presidente James Monroe, la doctrina afirmaba que EE. UU. No permitiría que ninguna potencia colonizadora europea intervenga en los asuntos de las nuevas naciones independientes de América y que EE. UU. Participaría en una confrontación militar si los europeos intentaran hacerlo. https://elecciones7oenbilbao.wordpress.com/2019/03/04/john-bolton-no-tenemos-miedo-de-usar-la-palabra-doctrina-monroe-con-venezuela-noticias-venezuela-3-de-marzo-2019/

Imagen: Foto de mano creado por freepik – www.freepik.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *