Platicamos sobre el asesinato de Samir, quien fue uno de los fundadores de Radio Amiltzilko, y uno de los líderes del frente de pueblos en defensa de la tierra, cuya lucha tiene ya 15 años en pie. Estamos aún con este sentimiento de qué vamos a hacer frente a estos asesinatos? qué representa que AMLO decida que la consulta va, aún con la muerte de nuestro compañero? AMLO dos veces se proclamó en contra del proyecto he hizo un compromiso público con la gente al decir que no iban a permitir la entrada de la termoeléctrica/gasoducto, mientras se encontraba como candidato a la presidencia.

Hablamos sobre el convenio 169 de la OIT, la cual dice claramente que la consulta debe hacerse bajo los términos que los pueblos tienen para organizarse y decidir, ya sea en forma de asamblea o en las distintas maneras que cada comunidad y pueblo tiene. Todo lo contrario es lo que vemos con AMLO y la forma electoral con la cual lleva a cabo dicha consulta.

Se trajo a colación la entrevista que dio Jiménez Pons, responsable del tren maya, quien en dicha entrevista, hace evidente el plan de este gobierno; “Hay la franca y muy honesta convicción de hacer bien las cosas y que este bien sea empezar con acuerdo de las gentes. Lo primero que vamos a hacer es evitar un Atenco, no vamos a empezar a lo estúpido a tratar de desplazar y tomarle el pelo a la gente, ese fue el gran problema. Es todo lo contrario. Somos un gobierno distinto, eso que quede muy claro. Nosotros somos un grupo de izquierda, que inclusive está instaurando más que otra cosa un verdadero capitalismo, más allá del capitalismo de cuates que hay en México, muy corrupto por cierto, muy ineficiente por corrupción…” y “La decisión ya se tomó, pero se va a informar previo a la acción. Y es cuando digo cómo se va a hacer una encuesta que va a costar millones de pesos, imagínate que no hubiese Tren Maya, hago una encuesta de qué para gastar millones de pesos. Tuve que haber tomado una decisión antes”.

La situación de la energía eléctrica en México es algo duro de mirar, porque hay al menos 7 proyectos al rededor del territorio que están inconclusos porque los pueblos los han frenado.

¿Cómo entre toda esta guerra estas iniciativas que se encuentran luchando desde abajo, se encuentran y hacen cosas juntas?
¿Cómo ponemos en primer plano lo común y a partir de ese común entre esfuerzos, se comience algo?

Hablamos sobre Combustible al fuego, el cual, es un informe del centro internacional en defensa del territorio. Un estudio que tardaron 10 años en hacer y demuestra que un grupo de compañías petroleras han tenido control desde los años 40 de todas las investigaciones de geo-ingeniería, convirtiendo al planeta en un arma de guerra. Eso quiere decir, manipular el clima.

Hay acusaciones (teoría de la conspiración) que evidencian la conveniencia de potencias mundiales por deshelar el ártico y comenzar a explotar. Las compañías tienen una serie de experimentos, una serie de mecanismos de geo-ingeniería para hacer que persista indefinidamente el consumo de petróleo y puedan aumentar su control sobre el sistema mundial de energía.

Trump ha realizado cuatro reuniones para que se puedan instalar en Arabia Saudita plantas nucleares y ésta tenga toda la tecnología nuclear y la capacidad nuclear de usarla en el medio oriente. La intervención gringa nunca se había dado con tal grado de cinismo.

Parece muy clara la conexión entre el poder y la energía. Se compartió el ejemplo de Vitoria, País Vasco, donde el Estado decidió cortar la red de energía que suministraba al pueblo y éstos se empezaron a juntar y a decir qué hacer mediante asambleas, después de un largo proceso pudieron implementar paneles solares con dinero que juntaron a través de eventos y así dejar de depender de empresas y gobierno. Reflexionamos, si lo que se juega en las grandes potencias es la energía, justamente, debemos replantearnos en esta guerra por el petróleo, ¿Qué hacemos para deshacernos de esa dependencia? o ¿Qué hacemos para re pensar de forma colectiva el uso de éste?. Quizás sea importante traer a la mesa a Illich con el texto de energía y equidad.

A veces cuando compartimos ésto, pareciera nos paralizamos porque no sabemos qué hacer frente a algo tan grande. Pero recordemos que la esperanza, está abajo.

Hablamos sobre la tesis de una compañera canadiense, donde el argumento principal es que estamos en una sociedad tal que no podemos aceptarnos dentro de una postura ética porque todxs somos cómplices de este sistema, en todos los niveles. Al decir que somos cómplices, también decimos que está en nuestras manos frenar esa complicidad, en la medida en que no jugamos ese juego, nos estamos retirándonos. En la medida en que nosotros y nosotras empezamos a decir que no, como millones que están en esa misma tarea, vamos recuperando algo de nostrxs. Los chalecos amarillos están abiertamente en ese juego. Es ya una asamblea de asambleas, cientos de asambleas que se juntan a discutir, sin que nadie les dirija. Todo provocado por un alza en la gasolina. insisten en no tener por lo menos en esta fase un diseño de a dónde quieren ir o del modelo, y pero donde la convicción es: no queremos ni este sistema, ni este gobierno y nosotrxs estamos decidiendo.

¿Qué podemos hacer para recuperar cierto sentido de decencia, para no ser cómplices?

Señalamos que lo más importante ahora es recuperar el sentido de la proporción. Se nos lleva, y esta es una especialidad de Trump, a pensar totalmente fuera de la capacidad concreta de seres humanos, ni Trump ni nadie debería tener la capacidad de tomar decisiones sobre el planeta. Leopold Kohr comenta que las crisis actuales son crisis de tamaño, las actividades económicas, políticas y sociales han alcanzado un nivel en el que los seres humanos ya no pueden meter mano.

¿Cómo podemos dejar de sentirnos mercancía y recuperamos nuestro propio modo de vida? reconocer que podemos recuperar nuestras propias capacidades de hacer, otras cosas diferentes, radicalmente diferentes. Cuando hacemos cosas recuperamos capacidad de organización.

Volver a nuestras proporciones. ¿Cómo recuperamos ese sentido de la proporción?

Hablamos sobre San José del Progreso y los conflictos en los que se encuentra, causados por la Minera y el mismo gobierno. Un conflicto que divide a la comunidad ¿Cómo no nos hacemos enemigos entre nosotrxs? Decimos que hay que tomar un bando, pero antes debemos saber de qué guerra estamos estamos hablando. No es la guerra convencional, la guerra en que esta aquí un país, y aquí otro, estamos hablando de otro tipo de guerra, la otra vez decíamos; no es Carlos Slim como persona el enemigo, estamos luchando en contra de un estado de cosas dentro y fuera de nosotras nosotros mismo. El máximo peligro que tenemos no es Trump, sino lo que hacemos aquí abajo, porque aquí abajo es en donde no podemos permitirnos dividirnos, eso sería perder la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *