Venimos a compartir, no a invadir

CAMINOS DE LA AUTONOMÍA BAJO LA TORMENTA – 2 de junio de 2021

Comenzamos la conversa abordando la caravana zapatista a Europa. Recapitulamos como ella parte del territorio zapatista con el objetivo de llegar a Europa, buscando primordialmente escuchar, compartir y hacer el corazón más grande. Reconociendo que hay luchas desde abajo en muchos lugares de aquel continente, donde hay algunos y algunas que “tienen la piel blanca y el corazón moreno”. 

Dirimimos sobre el origen metafórico del nombre de la barca que lleva a loas compañeroas zapatistas a aquellas tierras. ‘La montaña’, ¿será que se asocia con la ‘visión de los vencidos’, en la cual se cuenta que los informantes de Moctezuma veían una montaña aproximarse a la tierra? O podrá asociarse con el dicho sobre Mahoma y la montaña. Quizá en algún momento loas compañeroas zapatistas puedan esclarecer la cuestión. Sin embargo, lo que sí está claro hasta este momento, es la admirable creatividad con que imaginan nuevas narrativas, y en el caso de la ‘Montaña’ y muchos más, las hacen realidad.

La caravana zapatista también nos recuerda que los movimientos de abajo se conocen, un ejemplo es que Genova, Italia, ha sido seleccionado como uno de los primeros puntos de visita, como un punto icónico de manifestaciones anticapitalistas en las reuniones del G8. Quizá en esta ocasión, en la conmemoración de los 500 años de la invasión europea, pueda repensarse. En lugar de invadir, los Zapatistas van a compartir. Es de resaltar que la Europa que pensamos blanca y homogénea, cada vez es menos blanca. Aunque sigue habiendo un racismo profundo, Europa se está transformando, y múltiples luchas se gestan de muy distintas formas en su interior.  Loas compañeroas zapatistas van a aprender y a compartir lecciones, aportando su ver y sentir, para superar la crisis de imaginación.

Hemos de recordar que algunos movimientos que protestan frente al Estado, tal como en Colombia y otros países de Latinoamérica, han tenido dificultades para imaginar alternativas más allá del Estado. Comúnmente terminan sugiriendo algún tipo de reconfiguración del poder, manteniendo intacta la idea del Estado-Nación. ¿Cómo pueden las articulaciones de oposición al sistema imaginar una sociedad más allá del Estado? Las contradicciones del Estado son múltiples y profundas, ‘el rey anda desnudo’, entonces ¿Cómo podemos evidenciarlo y movilizarnos hacia algo diferente?

Quizá no enfrentamos solo una crisis, sino un escenario de múltiples crisis. Hay muchos retos frente a nosotros, hay una tormenta, y también es deseable prepararnos para el peor de los escenarios. Revisando las necesidades socio-ambientales que implicaría la llamada transición energética, ella requeriría aproximadamente un 500% más extracción y transformación de bienes de la tierra que el actual extractivismo. Es decir, puede ser que vengan cosas peores a las que vivimos: ¿Estamos preparados para tal escenario?

Palestina y Colombia han sido escenarios donde se ha practicado la defensa del territorio. En estos contextos hay una tradición histórica que vale la pena recuperar, y de la cual podemos aprender. Actualmente tenemos múltiples procesos de despojo muy cerca a nosotrxs. ¿Cómo nos organizamos frente al extractivismo rampante? Algunxs compañerxs observan que hay una gran urgencia de articular las resistencias frente al despojo y la defensa de lo colectivo. ¿Estamos haciendo lo suficiente? ¿Acaso podemos hacer algo más?

Con relación a las transformaciones y las luchas, otro compañero sugería que es importante reconocer los esfuerzos que se realizan desde cada nodo, y a su propio ritmo. Estamos juntos haciendo cosas diferentes. Podemos pensarlo como una multiversidad atomizada pero que va avanzando conjuntamente, que trabaja con realidades específicas.

Un ejemplo de prácticas de base sobre construcción de paz entre palestinxs e israelís, nos muestra que la construcción de paces puede tener resultados inesperados. En esta proceso lxs participantes entraban a un proceso de 3 años de estudio. En el primer año se aprendía sobre la historia propia, en el segundo, los participantes aprendían sobre la historia del pueblo opuesto. En este segundo año, lxs participantes se daban cuenta que había un gran desconocimiento sobre la historia y apreciación propia de cada pueblo y que muchas de las opiniones sobre el otro pueblo estaban basadas en el prejuicio. En el tercer año del programa, se buscaba que lxs estudiantes de ambos pueblos buscarán alternativas en conjunto. El resultado inesperado fue que, mientras que se esperaba primordialmente alternativas de Estados separados, algunas mujeres jóvenes de ambos pueblos se rehusaban a ello, insistiendo en construir un futuro en conjunto.

Recordando a Jean Robert y sus estilos de disidencia, nos recordaba que en estos contextos de lucha, hay que evitar la locura, la santidad y la criminalidad. También nos recordaba que hay que ir más allá de lo hetero, destruir los sexos y transitar hacia la diferencia. Destruir el sexo es destruir también la lógica económica. Sin embargo hay miedo al cambio, a lo diferente. ¿Cómo transitamos más allá de la heteronorma con sustento economicista?

La praxis poética algunas veces parece más objetiva que lo ‘real’. Una buena guía para nuestras luchas puede ser desde el arte del amor, y a través de la sensualidad, y lo erótico. La experiencia de la Tianga, en la que las compañeras en los feminismos intercambian a través del trueque y con base a la confianza, es otra alternativa de movilización.

Una compañera compartió su experiencia en comunidades Zapatistas. Compartió que trató de ir a apoyar de alguna forma, sin embargo, no sabía hacer mucho, así que la pusieron a enseñar a escribir. Al pasar el tiempo se dio cuenta que las comunidades la estaban descontruyendo a ella. Cayó en cuenta de la interdependencia y como necesitamos de otrxs para hacer cosas que nosotrxs no podemos, y así logramos hacer lo que pensamos imposible. Así pues, podemos relacionar  como las comunidades zapatistas van a la desconquista en la tierras europeas, a darles algo que difícilmente pueden adquirir en aquella circunstancia, y viceversa. Quizá la magia surge de este escuchar al otro, de aprender a andar juntxs.

En estas líneas, otra compañera comentó la importancia de no negar a las otras y los otros. Aunque hay circunstancias claras y diversas en las que hay que marcar límites, de otro modo se pueden mantener opresiones o derivar en nuevas opresiones. Algunas veces negamos aquello que nos contradice, aquello que no concluye lo que nosotros concluimos. Esto puede llevar a ver al mundo con prejuicio, y ello lleva a cerrarnos y generar enemistad y a una falta de comprensión más profunda entre nosotrxs. Quizá puede ayudarnos andar por el mundo pensando que nadie tiene la solución última, y así generar apertura para escucharnos.

Algunas cuestiones que surgieron en esta conversa y pueden ser retomadas son: ¿Cómo podemos generar narrativas más allá del Estado? ¿Cómo transitamos a la heterogeneidad? ¿Cómo destruimos el sexo y la lógica económica? ¿Cómo podemos articular las resistencias contra el extractivismo y hacia la defensa del territorio? ¿Podemos hacer algo más con los recursos que contamos?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *