Caminos de la Autonomía Bajo la Tormenta



RELATORÍA, PRIMERA SESIÓN 2022

COVID-19

Se mencionó como es que el caso de la pandemia parece haber tomado un rumbo repetitivo en el sentido de que se vuelve a sentir este ambiente parecido al obtenido en el 2020, un ambiente de crisis sanitaria, pero al mismo tiempo una apropiación de la normalidad en tiempos pandémicos, en cierta forma, una resignación social y hasta cierto punto indiferencia por muchos aspectos clave en el desarrollo normal de nuestras vidas, como la ceguera colectiva por el calentamiento global o el boom del consumismo al final del año. Por otro lado, esta nueva normalidad creada por la necesidad de satisfacer nuestros deseos de que no haya muchos cambios en nuestra interacción hace que podamos ser creativos y tener en cuenta a nuestra otredad para poder respetarnos mutuamente y mejor aún, la oportunidad perfecta para romper con esos patrones destructivos que nos hacían parecer máquinas. Así mismo, gracias a la cotidianidad, no logramos ver como es que la pandemia por un lado se agudiza, aunque tengamos los testimonios de mano propia con nuestros propios familiares y amigos, además de ver como nuestros gobernantes tampoco le ponen mucha atención a su propio cuidado y terminan contrayendo el virus, haciéndonos preguntar ¿Cómo es que nosotros podemos cuidarnos satisfactoriamente con todas nuestras limitantes materiales?

Se puede notar también como es que tratan de usar la tragedia del virus para distraernos de los problemas estructurales que nos consumen. Es urgente darse cuenta de que el COVID-19 no es la amenaza principal.

Violencia

La violencia al mismo tiempo ha incrementado en el país, parece que esta bomba de tiempo que explotó incluso en tiempos de pandemia, lo cuál lo hace más grave aún porque nuestras posibilidades para una mejora se ven lejanas. Esto es un gran reflejo del caos y declive de la sociedad actual, dónde los que tienen el poder no hacen nada para ejercerlo de una manera que genere el bienestar común. Se puede ver esta violencia en nuestras propias casas, en la violencia doméstica, hacia las mujeres y los niños, violencia generada por las ideas pero que afectan a las personas de carne y hueso.

Crisis Climática

Simultáneamente, nuestros antiguos problemas nos vuelven a recordar que están completamente presentes en nuestro día a día, el calentamiento global y el fin del mundo como lo conocemos es algo que ya no se toma como ciencia ficción, pero al mismo tiempo genera una indiferencia que enmascara todas nuestras acciones en contra del desarrollo del medioambiente. Afortunadamente, existen grupos, como los pueblos indígenas, que tratan de mejorar y desarrollara autonomía en contra de la destrucción de la naturaleza. Por otro lado, en la visión un poco más pequeña, los calendarios agrícolas se ven afectados para la generación de alimento, sobretodo en lo que es producción en masa, pero lo que se genera en las zonas poco occidentalizadas, las plantaciones están en contacto con la naturaleza y generan cosechas seguras, adaptándose a los cambios que lleguen a haber. Nos damos cuenta que para este punto ya ni siquiera podemos predecir que puede pasar con el clima para que nos ayude en nuestra manera de sobrevivir.

Dependencia

No es difícil darse cuenta que hemos desarrollado una dependencia hacía nuestro sistema actual, un sistema que quiere hacernos creer que se actualiza con el paso del tiempo pero que lo único que hace es incrementar los problemas de los cuales se supone nos debería proteger. Es importante empezar a usar las herramientas personales más fuertes que tenemos, nuestra razón debe guiar nuestras acciones y al mismo tiempo debemos alzar la voz ante las atrocidades que podamos ver, lo más importante es siempre estar alerta del condicionamiento cotidiano generado por noticias falsas que se hacen con el único propósito de generar clics y alimentar una vida artificial de la cual no formamos parte. Teniendo en cuenta este panorama, la creación u observación de alternativas es posible, por ejemplo, se mencionaba como es que debemos fortalecernos en lo familiar y sobretodo en nuestras comunidades cercanas, empezar a sentirnos parte de un todo y dejar de lado la individualidad occidental para poder acercarnos como una gran masa esperanza, y de esta forma no descuidarnos de lo que hace el estado y los gobiernos. Es importante recordar que podemos tener la autonomía dentro de la sociedad a la que parece que estamos atados, lo más importante es darnos cuenta y actuar activamente por generar cambios desde nuestras pequeñas trincheras para poder vivir con un poco del bienestar que necesitamos generar para todos.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *